La mora de los préstamos a las empresas es el mayor en 12 años

22 Nov    Blog, Finanzas
La mora de los préstamos a las empresas es el mayor en 12 años
Nov 22

La mora de los préstamos a las empresas es el mayor en 12 años

La mora de los préstamos a las empresas es el mayor en 12 años. El BCRA especificó que «la irregularidad de las financiaciones al sector privado alcanzó 4,8% de la cartera.

La mora de las empresas en el sistema financiero volvió a acelerar su deterioro en septiembre, al subir hasta al 5%, lo que representa el mayor ratio desde inicios de 2007, período en el que se evidenciaba una trayectoria descendente.

La mora de los préstamos a las empresas es el mayor en 12 años

Con relación a los niveles de mora, el BCRA especificó que «la irregularidad de las financiaciones al sector privado alcanzó 4,8% de la cartera, aumentando 0,1 puntos porcentuales respecto del mes anterior

(+2,5 p.p. interanual). La mora de los préstamos a las empresas se incrementó 0,3 p.p. hasta representar 5% de esta cartera (+3,7 p.p. i.a.)».

También determinó que «el coeficiente de morosidad de los préstamos a las familias disminuyó 0,2 p.p. hasta 4,6% (+0,9 p.p. i.a.).

Los créditos hipotecarios

Los créditos hipotecarios a las familias conservaron bajos niveles de irregularidad en el período: 0,46% los denominados en UVA y 0,83% los restantes».

«En septiembre el previsionamiento total de la cartera de crédito siguió en valores elevados, alcanzando 99% de la cartera irregular al sector privado»,

lo que significa un «77% al considerar las previsiones netas de las mínimas normativas sobre la cartera regular.

Se estima que en septiembre la cartera irregular no cubierta con previsiones representó 4,4%» de la integración de capital.

Porque no importa qué medidas, planes o programas económicos se ideen en estas pampas, los mismos están sujetos, quiérase o no, a que nuestros dirigentes nos alejen de una crisis seria.

De producirse ésta, el ya escaso financiamiento al que todavía puede acceder una empresa, se transformaría en una caída aún mas fuerte de puestos de trabajo, un tropiezo con el cual la Argentina en modo alguno está en condiciones de luchar con mínimas chances de éxito.